James Franco se alimentó de ensaladas un año y medio antes de sus últimas escenas de sexo

Los dos últimos proyectos del actor -'The Disaster Artist' y 'The Deuce'- incluyen varias escenas de sexo y desnudo para las que decidió ponerse en forma

James Franco se alimentó de ensaladas un año y medio antes de sus últimas escenas de sexo

bangshowbiz

Años atrás, James Franco fue considerado una de las estrellas más atractivas del momento y más deseada entre las jovencitas, pero él parece considerar que esa época quedó atrás hace mucho tiempo. Por eso, cuando le tocó dirigirse a sí mismo en la cinta 'The Disaster Artist', en la que se mete en la piel del director de 'The Room' Tommy Wiseau -considerada por muchos la mejor peor película del mundo- no tuvo ninguna piedad consigo mismo y se obligó a ponerse en forma.

Afortunadamente, poco después el polifacético intérprete también tenía que dar vida a los gemelos Vincent Martino y Frankie Martino en una historia centrada en el auge del porno en la ciudad de Nueva York en la década de los 70 -la serie de la HBO 'The Deuce'-, para la que le tocó enfundarse unas ajustadas prendas y quitárselas frente a las cámaras

"He comido muchas ensaladas, he pasado un año y medio comiendo y cenando ensaladas. No fue solo para la serie, también tenían que interpretar a Tommy Wiseau y él tiene algunas escenas de sexo muy conocidas, así que empecé con las ensaladas con eso en mente y mantuve esa costumbre de cara a lucir toda esa ropa de los 70", ha confesado en una entrevista a Entertainment Tonight.

#jamesfranco #franco

Una publicación compartida por James Franco (@jamesfrancoo) el

☕️☀️ #jamesfranco #franco

Una publicación compartida por James Franco (@jamesfrancoo) el

De cara a protagonizar y dirigir algunas de esas secuencias subidas de tono en sus dos últimos proyectos, el controvertido actor, poeta y cineasta dejó su habitual conducta extravagante y abrazó su faceta más seria y profesional en el set de rodaje para que ni él ni sus compañeros de reparto se sintiera incómodos.

"La pura realidad es que solo quieres ser muy profesional, y encima yo dirigí dos de esos episodios, así que no hacemos ningún ritual gracioso o tonto, son negocios. Todos tratamos de ser muy directos y honestos los unos con los otros acerca de cómo nos sentimos", ha explicado.


Comentarios