Las excentricidades de Nicki Minaj en su última actuación en Nueva York

La afamada rapera apareció con una hora de retraso en el escenario del Hammerstein Ballroom de Nueva York porque tuvo un antojo de pollo frito escasos minutos antes.

Las excentricidades de Nicki Minaj en su última actuación en Nueva York

La cantante Nicki Minaj dejó visiblemente decepcionados a buena parte de los asistentes que hicieron acto de presencia, a principios de esta semana, en una de las fiestas ligadas a la celebración estos días de la Semana de la Moda de Nueva York, ya que la controvertida rapera no tuvo reparo alguno en presentarse sobre el escenario del Hammerstein Ballroom de la ciudad de los rascacielos una hora más tarde de lo previsto.

Como apuntan varias fuentes de la organización del evento, la intérprete habría comunicado al personal que tenía a su disposición que no saldría a actuar hasta que hubiera tenido la oportunidad de degustar una suculenta bandeja de "pollo frito", una condición que a su entender resultaba imprescindible para que pudiera ofrecer un buen número musical.

Thank you for coming out tonight!!!! 😘😘😘😘😘

Una publicación compartida de Barbie® (@nickiminaj) el

"Se negó a salir al escenario y nos dijo que no lo haría hasta que se hubiera comido una ración de pollo frito de Popeye's. El equipo de producción tuvo que acudir rápidamente a uno de estos establecimientos para conseguirle algo de pollo y contentarla de esta forma".

Aunque el incidente quedó resuelto sin mayores consecuencias, la velada todavía guardaba algunas desagradables sorpresas para el diseñador alemán Phillip Plein y sus ilustres invitados, ya que el local acabó llenándose de gente que nada tenía que ver con el mundo de la moda y la exclusiva celebración terminó convirtiéndose en un abarrotado concierto que a punto estuvo de ser clausurada por las autoridades locales.

Barbie goes to work. In Chanel & Alaia

Una publicación compartida de Barbie® (@nickiminaj) el

"La policía de Nueva York y el Departamento de Bomberos nos amenazaron con suspender la fiesta hasta en dos ocasiones, porque se había superado con creces el límite de aforo. Ha sido sin duda alguna una de las peores experiencias que he tenido en mis visitas a la Semana de la Moda de Nueva York".

TE RECOMIENDO


Comentarios