El nuevo tatuaje de Brooklyn Beckham que sorprendió a sus fans

El joven fotógrafo ha utilizado una vez más su cuenta de Instagram para mostrar el último diseño con el que ha adornado su piel

Desde que alcanzó la mayoría de edad el pasado 4 de marzo, y con ella la capacidad para hacerse cuantos tatuajes desee sin necesitar permiso paterno, el joven Brooklyn parece haberse sumergido en una especie de carrera contrarreloj para superar cuanto antes a su padre, el futbolista retirado David Beckham, en lo que se refiere a la cantidad de tinta que adorna sus respectivos cuerpos.

Hace apenas unas semanas salía a la luz que el estudiante de fotografía se había tatuado un cupido situado justo encima del esternón, en lo que muchos interpretaron como un guiño a su enésima -y parece que definitiva- reconciliación con Chloë Moretz, y ahora él mismo se ha encargado de mostrar a través de su cuenta de Instagram el último grabado en sumarse a su extensa colección: la serie numérica "020511", situada justo encima del codo.

Una publicación compartida por bb (@brooklynbeckham) el

Sus seguidores no han tardado en deducir que el diseño, obra del tatuador Mr. K -del estudio neoyorquino Bang Bang-, se trataría de un homenaje a sus hermanos pequeños: Romeo, de 15 años, Cruz, de 12, y la pequeña Harper, de 6, que nacieron respectivamente en 2002, 2005 y 2011.

@mr.k_tats

Una publicación compartida por bb (@brooklynbeckham) el

Este no sería ni de lejos el primer tatuaje que Brooklyn se realiza para inmortalizar una relación o una afición importante en su vida. El primero que se hizo representaba la cabeza de un jefe indio y estaba hecho a imagen y semejanza de la que ya lucía su propio padre, y poco después se tatuó una cámara de fotos en el bícep en honor a su pasión por este arte.

Curiosamente, y aunque nunca haya hecho nada -que sepamos- para frenar la fiebre 'tatuadora' de su primogénito, hace unos días David Beckham comentaba sin darle importancia que estaba seguro de que en un futuro su retoño se arrepentiría de muchos de los dibujos que ahora muestra con orgullo.

"Forma parte de la vida y del proceso de ser creativo. Es algo que no les puede impedir hacer, sería lo mismo que cortarles las alas", aseguraba con una paciencia que sin duda no comparten muchos otros padres.


Comentarios

Comentar