Así vive Pamela Anderson sus días tras entrar a la menopausia

La actriz sorprende a su propio novio, el futbolista de 32 años Adil Rami, con su vitalidad después de atravesar unos meses complicados debido a los trastornos de humor

A sus 50 años, Pamela Anderson sigue siendo el mismo mito erótico que despuntó en la década de los 90 gracias a la serie 'Guardianes de la bahía', pero eso no significa que el paso del tiempo no le afecte al igual que al resto de los mortales.

Fiel a su sinceridad habitual, la actriz reconvertida en activista no ha tenido ningún reparo en pronunciarse acerca de su experiencia personal tras comenzar a experimentar los primeros signos y síntomas de la menopausia, con la esperanza de ayudar a otras mujeres a seguir sintiéndose atractivas y deseables durante esa nueva etapa.

"Sabía que algo estaba cambiando. He notado un cambio, sin duda. Creo que yo estoy en la fase de la perimenopausia, o como sea que se llame. Tengo las emociones a flor de piel; me siento muy poética, y al mismo tiempo más oscura y soñadora", explica en una conversación con el periódico Daily Mail en la que no trata de ocultar que también ha pasado por momentos complicados, especialmente ahora que sus dos hijos son ya dos adultos independientes de 21 y 20 años respectivamente.

"Recuerdo que me ponía a cocinar y a preparar grandes cenas, y luego nadie aparecía para comérselas. Estaba y me sentía sola, y creía que todo se había acabado ya. Tenía el síndrome del nido vacío; de hecho, tenía todos los síndromes imaginables. ¡Y cambios hormonales! Y sofocos, y cambios de humor... me sucedía todo a la vez".

En esa etapa tan delicada de su vida fue cuando la intérprete encontró de nuevo el amor junto a Adil Rami, por quien no dudó en renunciar a su vida en Estados Unidos para trasladarse a Francia, donde desde hace seis meses ha fijado su hogar en Marsella.

"No esperaba enamorarme, y supongo que es entonces cuando te sucede, ¿verdad?", admite acerca de su romance con el futbolista de 32 años. "Él comenta en broma que soy una especie de alien, siempre me dice que no es posible, que debo tener 30 años en vez de 50, y me pide que le enseñe mi permiso de conducir. Me dice: '¡Es imposible! ¡Imposible! Hay muchas chicas más jóvenes que tú, ¿cómo lo haces?'. Y mi respuesta siempre es la misma: ¿qué edad tendrías si no supieras los años que tienes?", apunta misteriosa


Comentarios

Comentar