Charlize Theron y su profunda depresión tras ganar peso para su último filme

La actriz tuvo que ganar 20 kilos para meterse en la piel de una madre de tres niños pequeños en la película 'Tully',un proceso que acabó sumiéndole sin que se lo esperara en una depresión

Charlize Theron y su profunda depresión tras ganar peso para su último filme

Bangshowbiz

'Tully', la película en la que Charlize Theron da vida a una madre de tres retoños -uno de ellos recién nacido- desbordada por sus los acontecimientos y desencantada con la maternidad y su propia vida, no es el primer filme para el que la actriz se somete a un cambio radical: su personaje en 'Monster' -que le valió un premio Óscar- exigió que ganara más de diez kilos, pero desde entonces han pasado quince años y el metabolismo de la estrella no reaccionó de la misma forma.

Lo que más le sorprendió fue el efecto tan negativo que la ingesta excesiva de azúcar y el verse en el espejo y no reconocerse tuvo en su estado de ánimo, algo que no le sucedió en aquella primera ocasión.

"Esta vez tuve que engordar unos veinte kilos. Quería sentir lo mismo que esa mujer estaba sintiendo y creo que eso me ayudó a acercarme más a ella, a entender el estado mental en que se encuentra. Fue toda una sorpresa, la verdad, la depresión me pilló completamente por sorpresa y me golpeó muy fuerte. Por primera vez en mi vida estaba consumiendo mucha comida procesada y bebiendo refrescos con demasiado azúcar. No resulta divertido estar a mi alrededor mientras grabábamos, eso desde luego".

En un principio, a la intérprete le resultó liberador poder saltarse cualquier tipo de restricción y darse los atracones que no se había permitido en mucho tiempo, pese a lo cual el atractivo de esa novedad no duró demasiado.

"Las primeras tres semanas fueron divertidas; eres como un niño en una tienda de chucherías. Era genial poder ir a desayunar al In-N-Out y tomarme dos batidos, pero después de tres semanas todo eso empieza a perder el atractivo y de repente comer se convierte en una obligación. Recuerdo que tenía que ponerme el despertador en mitad de la noche solo para poder mantener el peso. Me despertaba a las dos de la mañana y me comía un plato de macarrones con queso fríos que había dejado en la mesilla antes de irme a dormir".

Cuando por fin concluyó el rodaje de la cinta y Charlize pudo volver a su antigua alimentación, se dio cuenta muy rápido de que eso no sería suficiente; si tras 'Monster' solo tuvo que moderarse durante un par de semanas para recuperar su figura original, los kilos que había ganado para 'Tully' no estaban dispuestos a desaparecer tan fácilmente.


Comentarios