Esto tuvo que sacrificar Eiza González para brillar en la Met Gala 2018

La actriz tuvo la mala suerte de que la glamurosa cita a la que había sido invitada coincidiera con el cumpleaños de su madre Glenda Reyna, aunque esta se encargó de animarla a que acudiera a la fiesta al tratarse de una oportunidad única

Si todavía quedaba alguna duda de la consagración de Eiza González en la industria estadounidense, la prueba definitiva ha llegado este lunes, cuando la actriz mexicana recibió una invitación a la exclusiva gala del Met que cada año se celebra el primer lunes de mayo en Nueva York.

La protagonista de 'Baby Driver' deslumbró una vez más con una creación de Prabal Gurung inspirada en un atuendo monacal muy adecuado para la temática de la velada, 'Cuerpos celestes: la moda y la imaginación católica', y en el que se habían invertido decenas de horas de trabajo para coser a mano los 250.000 cristales en forma de cruz que lo adornaban.

Una vez en el interior del Museo Metropolitano, Eiza compartió mesa con la actriz y cantante Hailee Steinfeld, junto a quien presenció la comentada actuación de Madonna y estuvo a punto de perder la compostura cuando la mismísima Rihanna -embajadora del evento junto a Donatella Versace y Amal Clooney- se subió al escenario a pocos metros de ella.

A cambio de vivir una noche mágica junto a algunas de las celebridades más famosas del mundo Eiza tuvo que renunciar a celebrar junto a los suyos el cumpleaños de su madre Glenda Reyna. Sin embargo, a la antigua modelo no le molestó en absoluto que su niña se encontrara a miles de kilómetros de distancia en un día tan especial, ya que verla codeándose con la mismísima Anna Wintour le permitía cumplir de forma indirecta uno de sus sueños.

"¿Puede haber un regalo más lindo de parte de mi 'princesdoll' que estar en el evento más representativo del mundo de la moda? A una madre que hoy cumple años y que, a través de la vida, la moda, los diseñadores y las modelos fueron nuestro día a día. Para mi familia ha sido el aire que respiramos. Fueron el sustento y educación de mis hijos. Y que mi hija sea parte de este evento con un gran diseñador de esta envergadura y que sea una mexicana y una latina que honra a las mujeres de nuestras tierras, es, para mí, un cumpleaños redondo", escribía orgullosa su progenitora.

MÁS SOBRE:


Comentarios

Comentar