Polémicas declaraciones de la hermana de Meghan Markle a una semana de la boda

Samantha Markle ha concedido una entrevista a un matinal británico en la que ha revelado que no habla con su hermana desde 2015.

Polémicas declaraciones de la hermana de Meghan Markle a una semana de la boda

La familia paterna de Meghan Markle, y más en concreto sus hermanastros Thomas y Samantha, han supuesto todo un quebradero de cabeza para la futura novia desde que se anunciara su compromiso con el príncipe Enrique.

La hermanastra de la antigua protagonista de 'Suits', la misma que hace meses anunció que estaba trabajando en un libro inspirado en parte en su infancia junto a Meghan, ha concedido este mismo lunes una entrevista al programa británico 'Loose Women' en la que ha asegurado que no mantiene ningún tipo de relación con la guapa morena desde 2015, pero que aun así le desea lo mejor.

Al mismo tiempo, Samantha ha reprochado a la prometida del nieto de Isabel II y a la propia monarquía que en ningún momento hayan tratado de ponerse en contacto con ella o con cualquier otro Markle para ofrecerles "apoyo y consejo" después de que sus vidas privadas y su dinámica familiar se convirtieran de la noche a la mañana en el objetivo del escrutinio mediático, un cambio que habría afectado especialmente al padre de Meghan.

"Dejenme ser clara, tiene 73 años, lo cual afecta a su fragilidad. Es un hombre tranquilo. Y ha sido objeto de un acoso despiadado. Y con todo el debido respeto, creo que resulta admirable la forma en que ha mantenido un perfil discreto y no ha hecho ningún comentario"

En esa misma conversación Samantha también se ha atribuido toda la responsabilidad (como ya hacía hace unas horas vía Twitter) por el escándalo que este fin de semana protagonizaba Thomas Markle al descubrirse a través de una serie de vídeos de cámaras de seguridad obtenidos por el MailOnline que había pactado con los paparazzi algunas de las imágenes de su día a día en México, posando para ellas. En concreto, se trataría de las instantáneas en las que aparecía leyendo un libro sobre Inglaterra, ojeando fotos de Meghan y Enrique en un ordenador de un café público o tomándose las medidas para un traje nuevo.

"Tengo que decir que yo soy la única culpable. Le comenté que debería mostrar al mundo cómo está tratando de ponerse en forma. Fue una sugerencia mía. No creo que le pagaran, y si lo hicieron sería una minucia. Comprendo que se trata de una situación incómoda para el palacio de Kensington"

Ha admitido Samantha, que no ha sido invitada al enlace del próximo domingo (tampoco lo estuvo a la primera boda de su hermanastra) y se conformará con ver a Meghan vestida de novia a través de la televisión.

TE RECOMIENDO


Comentarios