James Corden puso a bailar a los royals en la boda de Enrique y Meghan

El presentador y actor consiguió que los príncipes Enrique, Guillermo y Carlos se animaran a bailar en la fiesta posterior al enlace.

James Corden puso a bailar a los royals en la boda de Enrique y Meghan

Este fin de semana el humorista James Corden regresó a Reino Unido, el país que abandonó en 2015 para iniciar una exitosa carrera como presentador de 'late-nights', para acudir al evento social más mediático del año: el enlace del príncipe Enrique y Meghan Markle.

El actor y su esposa fueron uno de los pocos afortunados (200) que recibieron además una invitación a la exclusiva fiesta que tuvo lugar después de la recepción oficial que siguió al servicio religioso, en la que los novios celebraron junto a sus más allegados un banquete en Frogmore House. En privado, los royals parecieron soltarse un poco la melena tras la formalidad con la que arrancó la jornada y tanto el novio como su padre y su hermano, los príncipes Carlos y Guillermo, se animaron a saltar a la pista siguiendo el ejemplo de Corden para animar al resto de los presentes.

"Se esforzó al máximo para que se divirtieran y resultó todo un éxito. Incluso organizó una competición de baile entre Enrique, Carlos y Guillermo. Todos se rieron ante lo inesperado de la situación"

Ha asegurado una fuente al periódico The Sun.

Meghan (o la flamante duquesa de Sussex) no tardó en unirse al trío junto a su madre Doria para sumarse a la diversión. Las princesas Eugenia y Beatriz, primas de Enrique y Guillermo, fueron algunas de las asistentes por parte de la familia real que se animaron a marcarse unos cuantos movimientos sin la compañía de su madre Sarah Ferguson, que prefirió quedarse sentada en su silla incluso después de que Corden se le acercara para tratar de sacarla a bailar.

El intérprete no fue la única celebridad que se codeó con la realeza; George Clooney también invitó a la recién casada y a su cuñada, Catalina de Cambridge, a bailar con él, con bastante más éxito que el presentador.

El príncipe de Gales y su esposa, la duquesa Camila, fueron de los primeros en retirarse, fatigados probablemente de tanta actividad física. Los más fiesteros continuaron hasta la una de la madrugada, cuando se dio por concluida la noche con un espectáculo de fuegos artificiales.

TE RECOMIENDO


Comentarios