50 sombras de Grey vista desde el BDSM

Expertos dan sus impresiones sobre el concepto erótico que tiene la película más taquillera del 2015.

50 sombras de Grey vista desde el BDSM

Imagen: https://www.flickr.com/photos/dusantos_bh

La visión que quiere demostrar 50 sombras de Grey es la mirada erótica que se le da a diferentes prácticas desde lo femenino, esta visión está en la búsqueda de justicia de la sexualidad más allá del patriarcado. Pero esta novela y la película ha sido blanco de críticas por la manera simple y parata de las prácticas sexuales sadomasoquistas.

Estas prácticas sexuales se denominaron BDSM en el año de 1969, cuando un grupo de personas decidió diferenciar sus prácticas con la de los demás en las que se encuentra el Bondage, la Dominación y el Sado Masoquismo. Los practicantes se enfocan en generar placer, empoderamiento y control, en los que se hacen acuerdos consensuados entre dominados y amos para utilizar ciertos mecanismos.

Emily Sarah, es una practicante sadomasoquista, ella explica: “Me asombró lo mala que es la película… las escenas sexuales fueron tan vainilla. No parecía particularmente kinky para mi gusto. El equipo era hermoso, pero no tanto en los términos actuales del BDSM: sólo se trataba de Christian amarrando a Anastasia”. Según ella, la película se enfoca en la sensibilización corporal, dejando de lado la verdadera esencia del SM.

Mientras que la opinión del fundador del primer club nocturno de fetiches, Ronald L. H. Elliston alarma sobre las implicaciones que tiene este pensamiento presente en la película en las jóvenes: “Toma años construir ese nivel de confianza con alguien; de otro modo, eso es abuso. Anastasia realmente cree que está enamorada, que él puede convertirse en un hombre amoroso y por lo tanto hace todo lo que él quiere. Ella se está subyugando, no sometiendo”.

Para poder entrar en estas subculturas sexuales es importante tener bases sólidas en la confianza y la comunicación con la pareja. Teniendo una pareja confiable, llegando a acuerdos consensuados con la sexualidad. Para los expertos y la comunidad BDSM la película es pésima.


Comentarios