Estas son las 5 peleas más escandalosas de Hollywood

Estas son las 5 peleas más escandalosas de Hollywood

Aquí repasamos algunas de las peleas entre famosos más recordadas y polémicas:

1. Axl Rose Vs. Tommy Hilfiger: “¿Hilfiger volvió a caminar?”, sería una pregunta normal si te dicen que estos dos tuvieron una pelea, pero lo cierto es que contrario a lo que uno pueda pensar, el diseñador de modas le dio una lección a la leyenda del rock. Durante un encuentro en un evento, Axl movió el trago de la novia de Hilfiger y discutieron. El diseñador le dio un golpe de puño al cantante, pero fueron separados antes de que pudiera haber una respuesta.

 

2. Drake Vs. Chris Brown: Los raperos se cruzaron en una discoteca de Nueva York y al parecer el altercado comenzó cuando Chris recibió un balde con un champagne que contenía una nota diciendo: “Estoy con el amor de tu vida”. Copas, vasos y botellas volaron de un lado a otro y el peor herido fue Tony Parker quien casualmente estaba en el lugar. Por una herida de vidrio en un ojo casi se pierde los Juegos Olímpicos.

 

3. Paris Hilton Vs. Shanna Moakler: Una noche neoyorquina, Paris decidió besar al baterista de Blink 182, Travis Barker. ¿El problema? El músico era el esposo de la ex conductora de Bridalplasty. Por ello, la heredera de la fortuna Hilton recibió un golpe en la cara por parte de la enojada esposa.

 

4. Will.I.Am Vs. Perez Hilton: El productor y cantante de los Black Eyed Peas tiene un mal temperamento. Luego de los Much Music Awards, el artista y Perez tuvieron una discusión e intercambio de insultos. La cuestión finalizó cuando Hilton recibió un puñetazo por parte del mánager de Will.I.Am. “Fui atacado por los Black Eyed Peas y sus guardias. Estoy sangrando. Llamen a la policía. No es broma”, tuiteó luego el famoso.

 

5. Mick Jagger Vs. Charlie Watts: Se suele decir que los bateristas son los más locos y eso, en el mundo del rock, es mucho decir. En 1984 algunos de los Rolling Stones habían salido a tomar y regresaron al hotel en la madrugada. Según cuenta el guitarrista, Keith Richards, Jagger llamó a la habitación de Watts y le dijo: “Eres mi baterista ¿Por qué no estás con nosotros tomando?”. Acto seguido, el viejo y calmado Watts bajó de su cama, se afeitó, se vistió y efectivamente bajó a la habitación donde estaba la fiesta. Pero en vez de servirse un trago, le dio un “poderoso gancho de derecha”, continuando con el relato de Richards, “que dejó a Mick tirado sobre una mesa. Lo miró desafiante y le dijo: ‘Nunca vuelvas a llamarme tu baterista. Tu eres mi pu** cantante”.