Salas de masaje: la mejor opción para la prostitución

Estos espacios están siendo utilizados como centros de servicio rápido, a diferencia de los burdeles tradicionales.

Salas de masaje: la mejor opción para la prostitución

Imagen: https://www.flickr.com/photos/estelabelleza

Aunque no en todas, en ciertas salas de masajes se prestas servicios sexuales para mujeres y hombres con todas las preferencias, tanto heterosexuales como homosexuales.

En las salas se pueden encontrar hombres y mujeres que prestan sus servicios de masajistas, dada la preferencia, ellos realizan sus masajes vestidos, semidesnudos o desnudos, todo esto a la elección de su cliente.

Su vestuario tiene un toque sugestivo, iniciando con uniformes como el de secretaria, enfermera, maestra, estudiante, en el caso de las mujeres y obrero, conductor, mensajero, jefe, médico o soldado para los hombres.

Los masajes que se brindan pueden ser con máquinas, con las manos o pies del masajista, con todo el cuerpo o con sus partes voluptuosas como los senos, las nalgas, la vulva o el pene, utilizando aceites o ungüentos para estimular.

Si quiere más o algo diferente al masaje, hay otros servicios sexuales como la estimulación manual en los genitales o con juguetes sexuales como el vibrador, el sexo oral, o el coito.

Estos mismos servicios los pueden tomar los homosexuales, la diferencia es la persona de los masajes que será de su propio sexo, además del sexo anal, penetración lésbica, entre otras.

Para quienes prestan este servicio, esta modalidad les ofrece algunas ventajas, sus tarifas pueden ser más altas a comparación de la prostitución en la calle, tienen ingresos adicionales con la venta de otros productos y servicios; mientras que la probabilidad de violencia disminuye.

 


Comentarios